Los clubes liberales o clubes swinger cada vez más son aceptados por la sociedad, pasando de ser motivo de controversias a convertirse en un lugar más donde pasar un buen rato junto a tu pareja en solitario. Sin la difusión necesaria, existe la desinformación, por lo tanto algunas personas terminan pensando que ir a un club liberal es lo mismo que ir a un burdel, por lo tanto los visitan con unas expectativas que probablemente no se cumplan. Por esta razón, hoy te contaremos cuales son las diferencias entre un club liberal y un burdel.

diferencias entre club liberal y burdel

Las diferencias más importantes entre un club liberal y un burdel

  • Un burdel es un lugar donde las personas van exclusivamente a tener sexo. Es el fin último y el único importante, por lo tanto el resto de las cosas que se puedan hacer dentro, como charlar con alguien o beberte un cubata son solo un extra del sexo. Un club liberal: promueve el sexo libre en todas sus formas mientras exista consentimiento. También se promueve la sana recreación, de manera que si solo vas a pasar un buen rato junto a tu pareja o en solitario, no necesariamente debes participar de una práctica sexual si no lo deseas. Y no por esto habrá fracasado tu visita porque no es un lugar solo para follar, sino también para charlar, bailar, tomar y pasar un buen rato.
  • Burdeles son mayormente visitados por hombres en solitario. Un club liberal: son visitados tanto por parejas como por personas en solitario, con los gustos sexuales más diversos, promoviendo el amor en pareja junto con la satisfacción sexual y no el engaño.
  • Burdeles son lugares donde se paga por tener sexo, pagas antes de entrar el tiempo que vas a tardar para hacer lo que desees y cuando se acabe el tiempo, el sexo también se acaba. Un club liberal: en estos lugares el sexo se pacta. Esto significa que solo podrás mantener relaciones con personas que quieran hacerlo contigo, ya sea una pareja o alguien en solitario. Y todas las condiciones de este encuentro sexual deben ser hablados antes de entrar a las salas dispuestas para el sexo, sin límite de tiempo.
  • Un burdel: puedes hacer casi todo lo que quieras con el o la trabajadora sexual porque estás pagando por ello. Un club liberal: debes acordar lo que sucederá durante la sesión, puesto que en un club liberal un no es no y se promueve un ambiente cómodo en el cual los asistentes puedan sentirse seguros de que nadie intentará pasarse de la raya.
  • Un burdel: usualmente en estos sitios se busca mantener la intimidad, por lo tanto las habitaciones permanecen cerradas y, si acaso, suceden tríos o cuartetos de personas que previamente se conocen y acuerdan de antemano hacerlo de esa manera. Un club liberal: no solamente están dispuestos para tener sexo, sino también para mirar porque hay muchas personas que disfrutan en observar y ser observados, por lo tanto, en caso de no participar directamente, puedes con respeto participar siendo el que mira y disfruta en esto.

Un burdel y un club liberal no son lo mismo

Un club liberal y un burdel son lugares que persiguen fines muy distintos y ofrecen dos formas diferentes de pasarlo bien, queda a criterio de la persona elegir a cual decide asistir pero es importante que se sepa que los dos no juegan bajo las mismas reglas y que si decides entrar en un club liberal, debes mantener siempre una actitud de respeto porque ahí nadie tiene obligación de nada, solamente de pasarlo bien. Esperamos que luego de conocer las diferencias, te animes a probar de la experiencia de visitar un club liberal… porque quizás una sola vez no sea suficiente.